Bodega

"La bodega en nuestra familia ha sido siempre el refugio, el lugar donde las uvas que cuidamos todo el año, descansan para transformarse en vino. El respeto por los procesos, la confianza en nuestra gente, el cuidado meticuloso de cada detalle, hacen que nuestra bodega sea una prolongación de nuestra casa" Pablo Giménez Riili

La bodega familiar, ubicada en Los Sauces, Tunuyán, Valle de Uco, tiene una capacidad de elaboración de 125.000 litros.

Las uvas cosechadas a mano en su momento justo ingresan por una cinta transportadora donde se seleccionan cuidadosamente los racimos. Luego en una mesa vibratoria se hace una segunda selección manual de granos asegurándonos la calidad perfecta para el resto del proceso. Sin sufrir ningún tipo de presiones ni bombeos, y de forma absolutamente natural llegan las uvas seleccionadas a los tanques para iniciar su maceración y luego la fermentación que transformará las frutas en los grandes vinos de la familia.

La bodega está equipada con tecnología de última generación, sistemas de regulación térmica, tanques de acero inoxidable y una cuidadosa selección de barricas de roble francés. Buscamos con esto tener los medios precisos para respetar las prácticas tradicionales en ambientes controlados. El secreto es la sabia combinación de la tecnología con la intuición para descubrir los momentos precios de cada proceso. El resultado, los grandes vinos que nos gusta hacer, las grandes obras nos gustan compartir.

#experienciagimenezriili

Nuestras uvas son cosechadas mayormente en el Alto Valle de Uco, distrito de La Consulta, San Carlos, provincia de Mendoza. A 33 grados de latitud sur, la finca se ubica en el punto geográfico óptimo para el cultivo de la vid. Esta región se caracteriza por una gran diversidad de suelos, limitadas lluvias, y más de 300 días de sol; factores fundamentales para el

Restaurant

El clima propio de la zona es de días cálidos y soleados y noches muy frescas. La diferencia de temperatura es de entre 5 y hasta 10 grados durante todo el año. Esta diferencia y la mayor amplitud térmica inciden en la calidad de la uva, acentuando más los sabores y colores.

Posada

Por ser una zona de altura el suelo es más pedregoso, característica que le aporta gran permeabilidad. Esto hace que la tierra no retenga la humedad permitiendo un manejo más controlado del agua durante el ciclo vegetativo de la vid.

Cabalgatas

El clima propio de la zona es de días cálidos y soleados y noches muy frescas. La diferencia de temperatura es de entre 5 y hasta 10 grados durante todo el año. Esta diferencia y la mayor amplitud térmica inciden en la calidad de la uva, acentuando más los sabores y colores.

Paseos en bici

Por ser una zona de altura el suelo es más pedregoso, característica que le aporta gran permeabilidad. Esto hace que la tierra no retenga la humedad permitiendo un manejo más controlado del agua durante el ciclo vegetativo de la vid.

Una historia de sueños y pasiones

"Todo cuanto ha pasado en nuestra familia tiene relación con el sacrificio y la voluntad de perseguir los sueños comunes y caminando cada uno su camino. El aporte de los talentos individuales ha hecho de nuestra familia una hermosa usina de pasiones y proyectos" Eduardo Giménez

Cuanta la historia que desde fines de siglo XIX la pasión por los vinos corre por las venas de la familia Giménez Riili. Allá por el año 1890 procedente de Sicilia y en busca de nuevos horizontes, llega a la Argentina Don Fernando Riili, con su esposa Antonia Vacante y cinco de sus trece hijos. La familia a pleno se instala en Colonia Segovia, Guaymallén, en la provincia de Mendoza. Cuentan que los suelos de la zona cautivaron a Don Fernando para comenzar el sueño de su propio cultivo de la vid fuera de Europa. En medio de esa laboriosa tarea nacieron allí sus restantes 8 hijos, entre ellos Fernando Riili. Juntos crean unas de las primeras bodegas familiares de la zona, brindando a los vecinos de Mendoza buenos vinos en damajuana. Años más tarde, Fernando Riili (hijo) se casa con Irma Gudiño y tienen dos hijas: María y Susana Riili. Esta es la bonita historia de sueños y prosperidad de los Riili. Por otro lado y allá por el año 1905, desde la tierra mágica de Granada, en Andalucía, España, llega a Mendoza a la edad de ocho años Don Pedro Gimenez Padilla, junto con sus padres y hermanos. Los Giménez se afincaron en Maipú, precisamente en el distrito llamado Kilómetro 8 y allí se dedicaron con esmero al trabajo de la tierra.

Años más adelante y ya casado con Ángela Escobar con quien tuvo siete hijos (entre ellos Eduardo), empieza a soñar con plantar su propio viñedo. En 1945 ese ansiado sueño se hace finalmente realidad, adquiriendo una propiedad en el distrito La Primavera, también en Maipú y se aboca junto con sus hijos al paciente cultivo de la vid. Esta es la historia de trabajo y anhelos de los Giménez. Sucedió entonces que pasaron algunos años y Eduardo Giménez conoce a Susana Riili y las historias empiezan a entrelazar sueños y pasiones. En 1967, Eduardo se casa finalmente con Susana y luego del fallecimiento de su padre, junto con sus hermanos, adquieren y refaccionan una bodega de Rodeo de la Cruz en el departamento de Guaymallén, donde comienzan a elaborar sus propios vinos, para su posterior comercialización. Consecuencia del trabajo y el empuje, en 1972 los hermanos Giménez construyen también en Rodeo de la Cruz una nueva bodega más grande, donde continúan desarrollando la tradición familiar. Del amor de Eduardo Gimenez y Susana Riili nacen 5 hijos varones, quienes muy unidos desde chicos heredan y comparten la misma pasión por la vitivinicultura de sus padres y antepasados. Los Giménez Riili, tienen ya su propia historia compartida desde la unión familiar, la diversidad de pensamientos y el compromiso de mirar hacia adelante con pasión, fraternidad y trabajo.

Nuestros Vinos

"Mantener en el tiempo el corazón de una familia, es saber descubrir el secreto de cada momento de la vida. El espíritu y la fuerza de la juventud en los hermanos, la sabiduría y paciencia de los padres y el magnifico encuentro de toda la familia..."

Buenos Hermanos

"Desde chicos nos acostumbramos a ser muy expresivos, con discusiones, peleas, reconciliaciones, juegos, deportes y aprendizajes...

Padres dedicados

"El amor, el cuidado, la paciencia, los sacrificios. Estos vinos son el homenaje a nuestros hijos, quienes han continuado en el tiempo nuestra historia feliz...

Gran Familia

"En este vino expresamos la pluralidad de expresiónes como en una mesa de familia. Lo importante es la mirada común, la complejidad de las relaciones buscando la felicidad final...

Joyas de Familia

 

"Estos vinos son ediciones especiales, esas joyas que uno guarda como únicas, irrepetibles, con historias para contar...

Espumantes

"Desde chicos nos acostumbramos a celebrar cada momento compartido, como forma de agradecer a la vida esta familia en la que crecimos plenos de felicidad...

Tierra de Dioses

Vitae earum unde, autem labore voluptas ex, iste dolorum inventore natus consequatur iure similique obcaecati aut corporis hic in! Porro sed.

Escribanos

#Experienciagimenezriili

Contacto